NOCHE TRANSFIGURADA de Arnold Schoenberg

Análisis Musical, Arnold Schoenberg, Noche Transfigurada

Analizando

Con la Noche transfigurada de Arnold Shoenberg se produjo una situación bastante común a lo largo de la historia de la música cuando un compositor estrena una obra: el rechazo o denostación de la misma.

“…suena como si alguien hubiera embadurnado la partitura de Tristán mientras todavía estaba fresca” (comentario de la época)
“…es evidente que no existe nada que se parezca a la inversión de un acorde de novena, por tanto, no hay nada que se parezca a la ejecución del mismo. En realidad, uno no puede interpretar lo que no existe” (Arnold Schoenberg)

Después de su análisis, me quedo con la sensación de una maravillosa obra muy bien estructurada y desarrollada. Como sucede con las obras de los grandes, una pequeña idea que crece y se transforma de manera magistral, yendo y viniendo de otros lugares, sin perder nunca su dirección.

Noche transfigurada APUNTES

Ver la entrada original

Anuncios

¿Alguien habló de modernidad?

Johan Sebastian Bach

De vuelta a casa después de la experiencia de Música en Compostela, me siento ante el piano donde siempre está presente El Clave Bien Temperado. Con ganas de tocar, busco alguna Fuga o Preludio que me apetezca y escojo la Fuga número 10.

La paso unas cuantas veces mientras pienso en cómo va engranando perfectamente Bach el tema y contratema, con la mente ya puesta en sentarme a analizarla para acercarme aunque sea muy de lejos a los planes de Bach cuando la escribió.

Paso después a “taratocar” (como tararear pero al piano) el Preludio y es entonces cuando empiezo a maravillarme (no es mi primera vez) ante la Obra del Maestro. Como estaba haciendo una lectura casi a primera vista, en ocasiones pensaba que eran errores míos, me iba atrás y volvía a tocar para asegurar las notas y las armonías. Esas sonoridades….¿Alguien habló de modernidad? El oído de Bach buscaba, investigaba, exprimía y encontraba algo distinto.

De repente parecía que Mozart había estado “poniendo orden” en todo lo que Bach había “desordenado”; que los románticos y post-románticos habían venido a introducir algo de diversión en ese orden y que, finalmente, alguien había dicho: “como iba diciendo Johan Sebastian…”

Mi admiración hacia un realmente grande.

Analizando a Falla

Análisis Musical, El Amor Brujo, Manuel de Falla

El análisis del Amor Brujo es la primera propuesta que Maximino Zumalave nos plantea en el contexto de Sinfonismo y Música Actual dentro de la 58ª edición de Música en Compostela.

Es la primera vez que analizo a Falla y confieso que hubo un antes y un después en mi impresión sobre el músico.

Esto me hizo recapacitar sobre lo importante de pasar de la escucha al análisis.

No conoces a un compositor cuando has escuchado su obra, lo conoces cuando la has “escrutado”.

Siempre me hago la misma pregunta cuando termino el análisis de una obra: ¿realmente lo pensó y organizó todo de esa precisa manera o hay cuestiones “casuales” que están instaladas en el subconsciente del compositor?

Al final, siempre me respondo que está todo pensado y organizado. Creo que, en ocasiones, la opción del subconsciente “tranquiliza”. En mi opinión esto está relacionado con esa visión romántica del compositor al que la música le surge en la cabeza, como si alguien divino se la estuviera dictando. Visión alimentada durante años por la literatura y la crítica y que, verdaderamente, no hace ningún bien.

Después de charlas con compositores experimentados y de mi propia experiencia con mis trabajos y los que otros han realizado, he llegado a la conclusión de que las buenas obras están muy pensadas y trabajadas. Quizá esta opción sea menos poética pero, sin duda, es más realista.

Y esto es una de las cosas que me enseñó Falla con su obra: que todo tiene un por qué y que detrás de ese interrogante hay una gran cantidad de trabajo y de conocimientos de todo tipo puestos al servicio de aquello que se está gestando en ese momento.

Finalmente todo casa de forma “mágica”, pareciendo que es lo lógico y que ninguna otra cosa podría haber sido.

¿Técnica o inspiración?

Antón García Abril

El maestro Antón García Abril abría las sesiones del Taller de Composición en la Escuela de Altos Estudios Musicales el día 24 de noviembre de 2014 con esta disyuntiva que se convirtió en una constante a lo largo de los ocho meses de duración del curso.

“El acto de componer supone un hecho natural al que se le suma la técnica”

El compositor produce las ideas como elementos de inspiración, pero esto no basta para producir una obra musical. Necesitamos conducir esa idea de un punto a otro, y esto lo hacemos mediante la técnica. Las intuiciones quedan enseguida cortas. Sin técnica, es imposible realizar una obra musical.

A la vez, las ideas surgen de la técnica; no hacemos nada que no sepamos. Cuando la técnica va creciendo, las ideas van creciendo.

“La creatividad del compositor está marcada por su técnica”

Los dos componentes se retroalimentan: la inspiración se conduce con la técnica y la técnica lleva a la inspiración. El artista parte de lo que siente y lo encuentra en su técnica que, a su vez, dignifica a la inspiración. Por tanto, ninguno de los elementos de la obra de arte -intuición y técnica- es válido por separado. Los dos terminan siendo una sola cosa.

“Todo es posible cuando se hace arte con la técnica”